lunes, 30 de enero de 2017

365 PINGÜINOS


Texto: Jean-Luc Fromental
Ilustraciones: Joëlle Jolivet
Editorial: KóKINOS

Argumento
El día 1 de enero a las 9:00 de la mañana sonó el timbre de casa y un repartir nos dejó un paquete con algo muy extraño: ¡Un pingüino! Pero lo más sorprendente es que al día siguiente, a las 9:00 de la mañana, recibimos otro. Y así a lo largo de toda la semana. Y de todo el mes. La vida era un caos con tantos pingüinos. No sabíamos dónde meterlos, ni como alimentarlos y cada día del año teníamos uno más...

Valoración
Sé que lo digo a menudo, pero este de verdad que es de mis álbumes favoritos. Cada vez que lo cuento no sé quién se ríe más, si los niños o yo.
El simple argumento ya es para que se te escape una sonrisilla, y más si te imaginas una casa de verdad llena de pingüinos. Esta premisa tan simple se convierte en un delirio y un montón de carcajadas por la manera tan sobresaliente en que el autor va hilando la trama. Y creedme, el final hará que todo el mundo explote en una gran carcajada. Os lo aseguro.
Además este álbum está muy relacionado con las matemáticas, ya que la alocada familia se pasará gran parte del cuento realizando cálculos para conseguir sobrellevar esta invasión tan peculiar. De modo que este cuento se puede utilizar incluso con niños de 3º de primaria (8-9 años).
Pero más allá de lo cómico del argumento, las ilustraciones dan el remate final a esta obra. Lo primero que destaca de ellas es su gran tamaño, ya que este álbum mide más de 35 centímetros de alto, lo que lo convierte en un recurso perfecto para cualquier cuentacuentos porque se ve perfectamente a cierta distancia. En segundo lugar, nos llamará la atención la escasa gama de colores: negro, naranja y azul. Pero es precisamente esta sencillez en los colores lo que hace que el álbum sea tan atractivo y llamativo. Los trazos son sencillos, siendo solo rellenos sólidos, sin bordes. Y aunque en un principio las ilustraciones parecen monótonas y muy sencillas (los pingüinos no podían ser más simples) resulta que están llenas de pequeños detalles graciosos que nos animarán a pasarnos horas escrutando cada rincón del libro.
Por último decir que este álbum viene con dos sorpresas: una es la posibilidad de volverlo a empezar de nuevo para encontrar algo oculto (no diré qué) que se desvela al final del cuento. La otra sorpresa solo está disponible en algunas ediciones o packs especiales, aunque creo que se puede encontrar por separado. Se trata de un calendario de adviento pop up que nos muestra la casa con todo lujo d detalles. En ella tendremos 25 pestañitas para ir descubriendo a los pingüinos y cada uno de ellos vendrá acompañado de unos pequeños versos o pareados en un mini-libro muy curioso.
Creo que no tengo nada más que argumentar a favor de esta genialísima obra de arte, de modo que solo puedo decir: ¡que lo disfrutéis!

lunes, 23 de enero de 2017

EL HOMBRECILLO DE PAPEL


Texto e ilustraciones: Fernando Alonso
Editorial: Everest (y otras)

Argumento
Era una mañana de primavera y una niña jugaba en su cuarto. Jugó con muchas cosas, pero siempre acababa aburriéndose de modo que decidió hacer un hombrecillo de papel de periódico. Al hombrecillo le gustaba jugar con niños y a los niños les encantaba estar con él, pero al intentar contarles las historias que tenía escritas, se dio cuenta que todas eran tristes. El hombrecillo de papel, dispuesto a cambiar para poder hacer reir a los niños, emprendió un viaje por la ciudad para buscar una solución.

Valoración
Este cuento, que yo he descubierto hace relativamente poco tiempo, resulta que es un clásico ampliamente galardonado y que cuenta con un buen número de ediciones a sus espaldas. Es perfecto para estas fechas del año, dado que se acerca el Día de la Paz y la no Violencia. Y es que su argumento ayuda a trabajar los valores y los sentimientos de una manera muy sencilla.
Por un lado encontramos un argumento muy simple pero directo: el hombrecillo cuenta cosas tristes porque es lo que tiene escrito en él. Pues borrón y cuenta nueva. Y de este modo todos aprendemos a empaparnos de las cosas bonitas del mundo.


Las ilustraciones no es que sean las más bonitas ni impresionantes del mundo, pero encajan perfectamente con la sencilla trama del cuento. Son de trazo sencillo y bastante infantiles, mezcladas con trozos de collage. En algunas de las ilustraciones podemos encontrar imágenes recortadas un tanto duras, pero en general el cuento es colorido y alegre.
Además, he de hacer una especial reseña para el protagonista del libro, ya que pese a ser un simple hombrecillo de papel de periódico, muestra gran expresividad y termina haciéndose también un huequecillo en nuestro ser, haciéndonos disfrutar un poquito más de la vida a través de este cuento.
En definitiva, no estamos ante un gran álbum ilustrado en lo que a estética se refiere, pero que nos puede ofrecer muchas opciones a la hora de trabajar con los niños ciertos valores, ya sea de manera individual o de grupo. Que lo disfrutéis.