lunes, 17 de abril de 2017

NUEVA YORK EN PIJAMARAMA



Texto: Michael Leblond
Ilustraciones: Frédérique Bertrand
Editorial: Kalandraka

Argumento
Cuando papá me manda a la cama me pongo el pijama. Un pijama de rayas es perfecto para soñar. Hoy mis sueños me llevan hasta Nueva York. El tráfico, las hojas, los fuegos artificiales: ¡Todo se mueve!

Valoración
Un libro muy especial es el que os traigo hoy. Normalmente los libros son estáticos, o como mucho, alguna de sus partes se mueven al tirar de ciertas pestañas, como sucede en los Pop-up. Pero este libro es mágico. Gracias a la técnica ombro-cinéma, este título va a cobrar vida delante de vosotros. Esta técnica consiste en la utilización de una lámina transparente de acetato en la que aparecen líneas verticales, que una vez superpuesta en la imagen de manera adecuada, debemos mover lateralmente. Esto generará con el dibujo de fondo una sensación de movimiento única, que dotará de vida las ilustraciones.


La historia del álbum es escasa, simplemente una visita a Nueva York en pijama a través del mundo de los sueños. Son las ilustraciones las que se llevan el resto en este libro. Veremos a las personas, el tráfico de las carreteras, las hojas de Central Park, e incluso fuegos artificiales moverse delante de nuestras narices. Eso sí, las ilustraciones sin el movimiento pierden bastante ya que parece que están inacabadas, al tratarse de pequeñas lineas verticales incompletas.

Pero repito que el efecto es mágico, sobre todo para aquellos que nunca hayan disfrutado de esta técnica. Encandila a mayores pero también a pequeños, que pueden pasarse horas jugando con las imágenes y viendo cómo se mueven. Pero como todo, hay inconvenientes. La lámina de acetato incluida en el álbum (al menos en la edición que yo conozco) es demasiado pequeña para mi gusto, ya que no cubre la totalidad de la ilustración. Además es una técnica muy sencilla pero muy precisa, ya que si la lámina está ligeramente inclinada, o la desplazamos demasiado rápido, el movimiento no será fluido. Esto hace que no sea fácil contárselo a un grupo, ya que es bastante complicado sostener el álbum correctamente (las láminas son apaisadas) y desplazar el acetato de manera uniforme.
No obstante sigo recomendando este álbum por su innovación, por su magia, por su colorido y por su originalidad. Y no os preocupéis que en breves os traeré más álbumes del mundo de Pijamarama. Que lo disfrutéis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario